Vea cómo solicitar tarjetas de crédito y débito

La principal discrepancia entre una tarjeta de crédito y débito es que los gastos de una tarjeta de débito se descuentan de los recursos en tu cuenta de banco, mientras que el dinero de una tarjeta de crédito es más bien un endeudamiento al que debes abonar en mensualidades. Pueden resultar parecidas en aspecto y forma de uso, pero te darás cuenta que son muy distintas.

Anuncio

En otras palabras, la tarjeta de débito es una forma realidad para prestar tus fondos sin usar efectivo. Por su parte, la tarjeta de crédito genera deudas porque los presupuesto que usas pertenecen al banco; las compras se acumulan a lo largo del mes y puedes elegir entre saldar la deuda antes de que genere intereses o posponer los abonos y asumir los cargos extras.

Así, el beneficio de la primera es que no genera adeudos y la ventaja de la segunda es que se trata de una posibilidad de financiamiento. Respecto a la cantidad de dinero disponible; las tarjetas de crédito tienen establecido un monto límite al que puede ascender tu deuda, en el caso del plástico de débito es evidente que no podrás gastar más que el dinero que hubieras depositado con antelación.

Anuncio

Por otro lado, ambas alternativas operan bajo diversos tipos de comisiones y beneficios adicionales. Aunque los plásticos de crédito proporcionan más beneficios como seguros, descuentos y bonificaciones, las tarjetas de débito tienen menos comisiones y son mucho más accesibles.

Ambas herramientas se complementan y cada una puede participar útil según los propósitos que tengas. Por ejemplo, si requieres hacer una compra pero no tienes suficientes recursos, entonces te servirá utilizar la tarjeta de crédito para financiar en pagos diferidos. Ahora bien, si estás pensando en ahorro te resultará de más utilidad una tarjeta de débito.

Por último , ten presente que el dinero que tienes a disponibilidad en una tarjeta de crédito no es verdaderamente una extensión de tus ingresos, son recursos que tienes que reponer a corto plazo. Por eso siempre contempla tu capacidad de pago antes de usarla, así te previenes de gastar más dinero del que podrás pagar una vez llegue el momento.

Anuncio

Fuente: MiBosillo | Imagem: PYMNTS / Null Byte

Anuncio
Anuncio